“La escuela sin personas con discapacidad no tendría sentido, el kickboxing es para todos”

Entrevista Seila Espinosa, Campeona del mundo de Kickboxing y entrenadora de Kickboxing Inclusivo

¿Cuántos años llevas compitiendo?
Empecé con 12 años y dejé de competir con 34. He competido durante 22 años. Empecé a practicar kickboxing con seis años al principio era a nivel infantil y luego ya poco a poco a nivel profesional y alta competición.

¿Te ha resultado complicado dedicarte al kickboxing?
Me ha resultado complicado porque es un deporte mayoritariamente de hombres. Y ser una mujer rodeada de hombres es complicado. He ido rompiendo diferentes barreras a lo largo de estos años.

¿Cuántos campeonatos has ganado?
He sido campeona del mundo nueve veces, campeona de España 23 veces, campeona internacional muchas veces y lo más importante he disfrutado muchísimo. He ganado medallas pero sobre todo me lo he pasado muy bien.

¿Qué te llevó al kickboxing?
Siempre quise hacer artes marciales, me apunté a una extra escolar de artes marciales y era kickboxing. A mi madre y a mi padre les dijeron que era buena y que al año siguiente me apuntasen a un gimnasio. Y hasta el día de hoy… ¡sigo practicando!

¿Es un deporte bueno para las personas mayores?
Pues en mi gimnasio tengo personas desde los tres años y medio hasta los 84. El deporte siempre es bueno, adaptándolo a las personas. Y eso se puede hacer con el kickboxing. Adaptarlo a la persona.

¿Qué es lo que más te gusta de este deporte?
Me gusta que te enseña muchos valores. Aprendes a ser buen compañero, aprendes a respetar a las personas, a compartir…Para mí es muy importante los valores que se aprenden a través del deporte.

¿Es un deporte para mujeres?
Por supuesto, es un deporte de mujeres. Hace unos años había muy poquitas mujeres en kickboxing, pero ahora hablamos de que casi el 40% de las participantes en los campeonatos son mujeres. Mi escuela es diferente porque el 70 % de las personas que están apuntadas son mujeres, con lo cual no es un gimnasio habitual de artes marciales.

¿Cómo mujer ha sido más difícil llegar a lo más alto?
Yo entré en la Selección Española por la ley de paridad, donde se exigía que hubiera un 30% de mujeres en todos los deportes y selecciones españolas. Gracias a esa ley pude entrar. En ese momento entramos dos chicas en la Selección Española, eligieron a las mejores de España. Y estábamos las dos con 15 chicos.

¿Vas a apuntar a tu hija al kickboxing?
A día de hoy Álex viene al gimnasio y a su manera hace kickboxing, jajaja. Cuando sea mayor si le gusta que lo practique y sino que haga lo que le guste.

¿Es un deporte que relaja?
Si, es un deporte que relaja mucho. Porque durante el entrenamiento se desconecta pegando al saco. Y hace que despejes muchas veces, preocupaciones que tienes en la cabeza. Libera mucho. Puedo decir que la gente que viene a kickboxing viene también a disfrutar, a estar con los compañeros/as, a compartir y convivir. No solo vienen a hacer el arte marcial sino también a todo lo que implica.

¿Te gusta enseñar este deporte?
Me encanta. La verdad es que me gusta mucho enseñar kickboxing. Me lo paso bien y llevo ya siete años con la escuela. Y ahora tengo niñas que empezaron conmigo con 4 años y ahora tienen 11 y veo todo lo que han aprendido y ves que el esfuerzo da sus frutos. Ahora son ellas las que enseñan a sus compañeros/as y es maravilloso ver cómo han aprendido.

¿Cómo se te ocurrió hacer la escuela?
Siempre soñé tener mi escuela. Surgió la oportunidad y estuve combinando mi trabajo en la asociación con la escuela. Pero llegó un momento que ya era demasiado y seguí con la escuela porque cada vez había más alumnos y alumnas. Y ahí seguimos…

¿Cómo se te ocurrió el kickboxing inclusivo, para personas con discapacidad?
Yo no entiendo mi vida sin vosotros/as. Y cuando fundé mi escuela tenía muy claro que iba a ser vuestra casa y que podríais venir cuando quisierais como el resto.
Ahora con el covid estamos otra vez solo el grupo, no hacemos grupos mixtos. Pero cuando pase el covid volveremos a hacer grupos mezclados y a compartir.
Lo que está claro es que la escuela sin personas con discapacidad no tendría sentido. Creo que el kickboxing es para todos. De hecho es el hastag de la escuela #Kickboxingparatodos. Da igual que seas Silvia, Dani, que seas Mila… que seas quien seas. Porque tú vas a hacer tu kickboxing.

¿Qué tal es el grupo de alumnos y alumnas?
Pues tengo e todo, tengo personas que son muy hábiles. Otras personas vienen a pasárselo bien, a aprender kickboxing pero a disfrutar con los compañeros y a compartir. La mayoría de la gente no solo viene a hacer kickboxing. También hay personas que hacen pilates. Hay de todo.

¿Qué te gusta más ser monitora o entrenadora de kickboxing?
Es una pregunta muy difícil. Me gustaba mucho ser monitora con todos vosotros. Era muy feliz. Lo hecho mucho de menos. Os echo mucho de menos.
Pero en la escuela sigo siendo muy feliz. Con las personas que vienen a la escuela, aprendo y me divierto todos los días en mi trabajo. Además puedo hacer las cosas a mi manera, ya que no tengo jefes y eso es genial.

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.